Porque más vale prevenir que curar, háztelo mirar.

jueves, enero 11, 2007

Cáncer de riñón

El pronóstico de los pacientes con cáncer de riñón metastásico apenas ha cambiado nada en los últimos 25 años. Se trata de una agresiva enfermedad que responde mal a las terapias disponibles y con una supervivencia a los cinco años que apenas roza el 10%. Sin embargo, dos nuevos fármacos acumulan ya suficientes evidencias a su favor para poder hablar de un cambio a corto plazo.
Se trata de sunitinib y sorafenib, dos modernos medicamentos que aún no se comercializan en muchos países y que esta semana protagonizan sendos estudios en las páginas de la revista 'The New England Journal of Medicine'.
En uno de ellos, dirigido por Robert Motzer, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York (EE.UU.), se compara la evolución de 750 pacientes con un cáncer renal en fase ya avanzada (no tratados previamente) y procedentes de EE.UU., Brasil, Australia, Europa y Canadá. La mitad de ellos recibió una pastilla diaria de sunitinib (50 mg) mientras que el resto eran tratados con una inyección de interferón alfa tres veces a la semana. Éste, junto con la interleukina-2, eran considerados hasta ahora la primera opción para estos casos, aunque ambos tienen graves efectos adversos y son muchas las personas que no los toleran.
Los pacientes tratados con el nuevo medicamento tardaron seis meses más en sufrir una recaída que los sujetos del otro grupo (11 frente a cinco meses). Además, la tasa de respuesta al tratamiento fue más favorable, como mejor fue la calidad de vida de los pacientes que, por ejemplo, se mostraron menos fatigados que con el interferón. Sin embargo, otros efectos secundarios como la diarrea, los vómitos o la hipertensión fueron peores entre quienes tomaron sunitinib.
Sunitinib está comercializado por la compañía farmacéutica Pfizer bajo el nombre de Sutent, y aunque está aprobado por las agencias estadounidense y europea del medicamento (FDA y EMEA, respectivamente), aún no está disponible en toda Europa, por ejemplo.
En el segundo de los trabajos, dirigido por el francés Bernard Escudier, se distribuyó a 903 pacientes de 19 países diferentes con cáncer de riñón resistente a la terapia estándar. La mitad recibió sorafenib y el resto una sustancia inactiva (placebo).
El objetivo inicial del trabajo era demostrar que el fármaco ofrecía una mayor supervivencia global. Sin embargo, un análisis interino de los datos, llevado a cabo antes de la fecha prevista para el cierre del trabajo, demostró que la terapia reducía significativamente las recaídas por lo que los pacientes del placebo tuvieron la opción de 'saltar' de grupo a partir de ese momento. En ese análisis, sorafenib mostró una progresión libre de enfermedad de cinco meses y medio frente a los 2,8 del placebo y una reducción del riesgo de muerte del 28% en comparación con la sustancia inactiva. También en este trabajo, los efectos secundarios eran más graves entre los pacientes que fueron tratados con Nexavar, nombre comercial de este producto de la firma Bayer.
Como recuerda James Brugarolas, especialista de la Universidad de Texas (EE.UU.), en un editorial que aparece en la misma publicación, ninguno de los dos fármacos ha mostrado aún ventajas de supervivencia global, aunque aún habrá que esperar para disponer de los datos finales que analicen esta cuestión. "Y un aspecto importante que deberán evaluar esos trabajos es que tanto sunitinib como sorafenib provocan importantes reacciones tóxicas", advierte.
Las dos terapias, añade, son un buen ejemplo de cómo el conocimiento de la biología y la genética de los tumores, de sus mecanismos, permite obtener "prometedores tratamientos" contra el cáncer. Tanto sunitinib como sorafenib actúan interrumpiendo el flujo sanguíneo que permite 'alimentarse' al tumor (un proceso denominado angiogénesis), pero también inhiben la proliferación celular anómala que caracteriza a esta enfermedad y afectan a otros procesos.
A juicio del doctor Carrato, se trata de fármacos "con un buen perfil de tolerancia, que el paciente puede tomar en su domicilio, sin necesidad de desplazarse al hospital" y que, probablemente, desplazarán a las terapias actuales (interferón e interleukina) como primera opción cuando los estudios en desarrollo demuestren que también pueden emplearse en primera línea.



3 Comentarios:

Anonymous Prescott dijo...

Buen blog, realmente interesante, creo que se compara con wikipedia.com y findrxonline.com que tienen muy buenos temas como este, te felicito por ello.

4:17 a. m.

 
Anonymous Goran dijo...

Para controlar el dolor debemos asistir al especialista, ya que él nos podrá dar lo adecuado y lo que necesitamos, por ejemplo yo tomo vicodin, que es una medicina que uso para contrarrestar el dolor crónico que tengo hace años, pero esto me lo recetó el doctor, lo tomo con moderación ya que leí en findrxonline.com que es una medicina que provoca ansiedad y debemos saber controlarla ya que puede afectar tu sistema nervioso, así que no se automediquen ya que realmente puede ser peligroso.

9:23 p. m.

 
Anonymous Painkillerdrug dijo...

Hay diversidad de narcoticos opioides como Lortab, Lorcet, Oxycontin, Percocet, opioides que ayudan a disipar los dolores de cancer y sus efectos secundarios pueden ser peligrosos si no sabe administrarla de una forma moderada, esto indica findrxonline en su artículo sobre estos narcoticos. Se debe tener precaución al tomar esta medicina, ya que esta droga causa somnolencia, por ello se debe evitar manejar algún vehiculo y sufrir algún accidente automovilístico o en el peor de los casos la muerte y aunque son los más usados en el mundo debe tener mucha precaución.

7:23 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio